El consumidor demanda historias a las marcas


El brand journalism, o periodismo de marca, ofrece a todo tipo de organizaciones la oportunidad de establecer una relación directa y continuada con su público objetivo y posicionarse como referente dentro de su sector.

Hoy en día, antes de hacer una compra, los consumidores buscan activamente en la red información sobre las diferentes opciones que les presenta el mercado. Así pues, ¿por qué no aprovechar esta oportunidad y crear un canal de comunicación propio, desde el cual ofrecer buenos contenidos, que respondan a sus intereses y a sus necesidades informativas?

De esta idea parte el brand journalism, un concepto que, a grandes rasgos, se podría definir como la creación de contenido relevante y de calidad, por parte de una marca y mediante técnicas periodísticas, con el objetivo de atraer un público concreto.

El brand journalism no es una estrategia limitada a grandes marcas: cualquier organización tiene el potencial de explicar y compartir buenas historias. Lo más importante es informar con rigor y aportar un valor añadido a las personas interesadas en nuestra organización, causa o área de actividad. Si una marca produce y difunde buenos contenidos de forma periódica, acabará convirtiéndose en una autoridad de confianza en su sector.

Para que un proyecto de periodismo de marca funcione es fundamental definir unas líneas editoriales que reflejen los valores que queremos transmitir como organización y que tengan en cuenta los intereses del público objetivo. Podemos (y hemos de) hablar de nosotros, pero con transparencia y aportando información de valor a nuestros lectores, oyentes o espectadores.

Por ello, al igual que en el periodismo tradicional, la rigurosidad, la transparencia y la relevancia son valores clave del periodismo de marca y toda marca posicionada en la mente del consumidor ya es un medio por naturaleza en el marco de la transformación digital.

Las compañías ya no solo venden productos y servicios, también hablan y generan contenidos; un discurso de valor para un consumidor activo que así lo demanda.

Seguimos leyendo noticias para capturar la realidad, más allá de su formato de presentación.

Las buenas prácticas del periodismo de marca logran extraer y difundir información relevante de la industria, los negocios y el trabajo de las compañías al resto de la sociedad adecuando el contenido a nuevas prácticas de consumo editorial.

El periodismo de marca es un medio idóneo para simplificar y humanizar el arcaico relato corporativo.

Boing, American Express o Cisco son casos de amplia trayectoria y alcance global donde se puede ver la aplicación concreta del periodismo de marca. Telefónica en España, por ejemplo, ha llegado a utilizar las ventajas del periodismo para acercar al usuario común temas tan complejos como la aplicación de la data en la industria de las telecomunicaciones.

Al igual que en el periodismo tradicional, la rigurosidad, la transparencia y la relevancia son valores clave del periodismo de marca; son las empresas y sus portavoces quienes hablan desde sus propios canales de comunicación.

De esta manera, es la marca, la empresa o la organización quien tiene algo que contar y lo cuenta, y es el periodista con sus herramientas quien descubre mucho más, lo pone en contexto, lo enriquece, le da visibilidad y valor social a ese conocimiento especializado que, de lo contrario, quedaría limitado a la organización o industria.

Ignorar las nuevas plataformas digitales es una mala decisión de negocio.

Las nuevas herramientas y tecnologías de la comunicación han permitido un contacto directo entre consumidor y empresa, entre las compañías y el conjunto de la sociedad. Ignorar las nuevas plataformas digitales no es solo una mala decisión de negocio, es desperdiciar la oportunidad de construir un vínculo más cercano y sincero entre las organizaciones y las comunidades en donde estas se desenvuelven.


Fuente: ReasonWhy

4 vistas
CONTACTO